Website Security Test

Once sorpresas escénicas a cargo de Dan Jemmett y Jesús Barranco

 

Imagina que compras una entrada para ir a ver, por ejemplo, La Ternura de Alfredo Sanzol o Sueño de Andrés Lima, y que a la entrada o a la salida de estos espectáculos te encuentras con un extraño ser, mitad Puck, mitad Calibán, no sabemos si hombre o mujer, que te ofrece la posibilidad de vivir 11 experiencias escénicas diferentes. No hace falta que imagines, sin desvelar mucho, podemos decirte que será uno de los atractivos de esta segunda temporada de Teatro de la Ciudad en el Teatro Abadía de Madrid. “Queremos que el público no se espere qué va a pasar, que el espectador tenga la confusión de a qué asiste y eso va a ser muy interesante a la recepción de los dos espectáculos”, cuenta ilusionado Jesús Barranco, el actor encargado a dar vida a este extraño ser bajo la batuta del maestro Dan Jemmett.

No podemos hablar de happening, “un concepto algo trasnochado para Jemmett”, señala Barranco, pero lo cierto es que ni él mismo sabe lo que va a pasar con exactitud. El espectador que vaya a ver las dos nuevas producciones de Teatro de la Ciudad se encontrará sumergido en un mundo extremadamente vivo, festivo y lúdico. “El teatro tiene mucho de festivo, pero de fiesta generosa. Yo como intérprete puedo solo defender mi oficio desde la entrega, desde la entrega humilde y hacerlo cada tarde es lo que me hace estar vivo”, afirma de forma rotunda Jesús Barranco quien también reconoce que le da vértigo el hecho de no saber qué va a pasar cada día. “La verdad que será muy parateatral. El rito del encuentro con el otro. Tú tranquilo que no es teatro, me dice Dan (Jemmet), es otra cosa, pero no es una animación, hay un concepto claro respecto a las piezas de Sanzol y Lima”, explica.

 

“El otro día viendo el espectáculo de Dan Jemmett (Shake, basada en Noche de Reyes de Shakespeare) o ahora viendo los ensayos de Alfredo Sanzol, pienso: qué suerte que tengan textos estipulados y unas acciones, porque yo tengo muchos materiales... Partimos del Manifiesto Contrasexual de Paul B Preciados, algunos sonetos de Shakespeare, pero habrá cosas que dependerá de lo que pase en la tarde... Dependerá de cómo se relacione con el espectador y hasta donde esté dispuesto el espectador a vivir y experimentar con él".

El espectador podrá disfrutar de alguna de las 11 experiencias e incluso podrá elegir dónde la quiere vivir y, en ocasiones, incluso el momento. ¿Quién sabe si a veces no nos sorprenderán en mitad de alguna de las funciones? “Hay una especie de pequeño escenario portátil que llevará este particular Puck y los situará en diferentes lugares, en la puerta de la Abadía, en el patio frente a las taquillas, también hay una coreografía que se hará por todo el espacio. La persona que haya pagado por eso, de alguna manera también podrá decidir dónde quiere que se haga", desvela el actor Jesús Barranco.

Teatro de la Ciudad pretende este temporada que el espectador sea más participativo que nunca

Estas once experiencias escénicas, este menú parateatral, casi ritual, rondarán alrededor de la necesidad de quitarnos filtros y prejuicios a la hora de acercarnos al otro, como hombre o como mujer, acercarnos no solo sexualmente, también emocionalmente. “Estamos dispuestos a amar, pero está todo tan capitalizado, las relaciones están tan escritas que nos cuesta salirnos de nuestra manera de entender el amor como un acto de generosidad. Tendemos a repetir roles, patrones, para amar. Cuando hablamos de la posibilidad de estar solo no es para ir en contra de lo establecido. Es que el hombre es amor en sí, incluso solo, sin relacionarse", reflexiona el actor: “Creo que también va de no olvidar el instante vivido, lo vivo, porque entonces la vida de acartona, no estoy seguro, es una reflexión a la que estoy llegando ahora.”

Una bronca sobre la defensa de la soledad como manera de amar, una cerveza bien fría, un soneto de Shakespeare, la magia de la transformación, le predicción de un sueño, un baile al que el espectador está invitado… todo será posible en este espectáculo o invasión escénica que tendrá lugar antes, durante y después de las dos funciones y que no tiene título todavía. “Lo llamamos La Tercera Cosa”, dice entre risas Barranco, “a mí me gusta ese título, pero no es seguro". Tendremos que esperar al estreno de La Ternura y de Sueño para poder sorprendernos con lo que traman Dan Jemmet y Jesús Barranco, un binomio explosivo, festivo y lúdico.

Los comentarios están cerrados.